lunes, 6 de febrero de 2017

La noche que el mundo supo de Haydee...

Es 1965. Haydee està sola con su niño, porque su hombre la ha abandonado. Vive en una pensiòn, y pese a haber grabado dos discos, no tiene ni para comer. Por supuesto que sufre por el amor que la ha dejado, pero màs pesa el hambre y el deseo de luchar por su Fabiancito, el hijo que tanto ama.

En la confiterìa La Europea, conoce a Jorge Cafrune. El cantor consagrado y querido por el pueblo. Este se apiada de aquella muchacha tucumana tan sola y tan erguida. Se admira de su talento, del pàjaro en su voz. Por ello decide llevarla a la plaza Pròspero Molina, y pese al enojo de las autoridades del festival de Cosquìn, la hace subir al escenario y la presenta a su pùblico.

Haydee no duda. Se planta frente a todos con su caja, y comienza a cantar: canciòn del derrumbe indio.
 Primero un silencio muy grande, y luego gritos y aplausos de la gente que se para maravillada con aquella cantora. Haydee sigue desgranando versos: juntito a mi corazòn, juntito a mi...
En su voz canta la tierra, canta el indio y canta todo Tucumán. En sus ojos arde un fuego ancestral, y en su pelo la noche anida buscando su luz.

Con esa sola actuaciòn y contra todo pronostico, consigue un contrato para grabar un disco. Haydee logra hacer un alto en las penurias y el desencanto. Logra levantarse por sus fueros, recogiendo su breve ceniza. Aquella calurosa noche de 1965, comienza a tejerse una leyenda con nombre de mujer. Aquella noche de enero, esa joven madre con rasgos de india, harìa que muchos se preguntasen asombrados ¿quièn es esta Mercedes Sosa?


No hay comentarios: