viernes, 13 de enero de 2017

Si se calla el cantor...

...si se calla, vivirá siempre en sus canciones y en su poesía!!!



No hace mucho tiempo atrás, andábamos con mi padre (compañero y amigo de andanzas literarias y musicales), guitarreando y entonando a dos voces: Padre del carnaval. Hermosa zamba que grabaran Cesar Isella y don Horacio Guarany, en un dúo entrañable y magistral.

Apenas hace unas horas, una triste noticia me golpea desde Twitter. Ha fallecido Eraclio Catalín Rodríguez Cereijo, más conocido como Horacio Guarany. A sus 91 años, su corazón de pajarito se detuvo en su vuelo final.

Autor e intérprete prolífico, cantor de fuste, y aunque su voz no estuviese dotada de ciertos parámetros técnicos, de todas formas se las arregló para meterse en el corazón del canto americano.

Aún recuerdo al amigo Juan de los Santos, quién en medio de una guitarreada en Las Piedras, me contaba lo mucho que le había impresionado la potencia, la fuerza del canto de Guarany. Era una actuación en vivo, en plena dictadura, aquí en Uruguay. Eran tiempos en que el pueblo intentaba de algún modo, romper el silencio impuesto por la bota opresora de la dictadura. Eran tiempos en que desgranaban su voz Guarany, Zitarrosa, Victor Heredia, la negra Mercedes Sosa entre otros. Era también el único rinconcito dónde se podía gritar a viva voz, por la libertad y por los ausentes.

Hay quienes sostienen, que es hoy el Chaqueño Palavecino quién ha ocupado ese lugar de cantor solista-cantor del pueblo. No obstante, discrepo con dicha postura. Ambos comparten un registro vocal amparado en la fuerza de sus gargantas, pero Guarany era un cantor comprometido. Afiliado al partido comunista desde horas tempranas, no dudó en enfrentarse al poder militar, y su espíritu solidario, le llevaba a promover figuras nuevas y emergentes del canto folclórico. Eso le generó padecer críticas, amenazas de muerte y hasta un atentado. Tuvo que abandonar Argentina y vivir varios años lejos de su tierra, para salvaguardar su vida.

Fue un luchador tenaz, una voz indispensable, el cantor del pueblo. Cantor del vino y de la vida. Fue mi infancia con guitarra y canto. Fue un hombre que mantuvo su compromiso con el canto, hasta su día final. 

No se calla el cantor ni su canción, vive para siempre floreciendo en los corazones de esta América desangrada en poesía. Se nos ha ido Horacio Guarany, se nos ha ido el padre del carnaval, pero ahora su canto es eterno... y es nuestro!!!




  











No hay comentarios: