lunes, 22 de noviembre de 2010

La muerte no es casualidad, sino causalidad

La muerte es la sucedánea natural de la vida. Es el fin o el principio de algo. Los que seguimos sobre la tierra aún no lo sabemos con certeza; y los que se han ido de ella (de la tierra), no han querido explicarnos su misterio.




Hace un tiempo escribí un cuento sobre un científico aficionado, que elaboraba una teoría en torno a la muerte. La teoría afirmaba que el morirse, destino común de todos los mortales, formaba parte de un plan instrumentado por un ser superior a nosotros. En el cuento, el científico reparaba en el detalle de que, cada vez que moría un personaje famoso o reconocido, al poco tiempo le seguía otro personaje conocido. De esta forma entendía que nada en la vida, y tampoco en la muerte, era casual. Obviamente todos los días muere alguien en el mundo, pero en mi cuento, el científico llegaba a unir y predecir las muertes de los famosos, basándose en estadísticas y operaciones matemáticas.


No pasó de ser más que un pobre cuento fantástico, pero el detalle por el que inicié su escritura, siempre me ha llamado la atención. ¿Será casualidad que cada vez que muere alguien conocido se de la muerte de otro personaje famoso?


En estos días, he vuelto a confirmar la teoría del científico de mi cuento. Quiero compartir con ustedes, digamos que a modo de un postrer y sentido homenaje, una lista de personalidades que en los últimos días, han emprendido ese otro, ignoto camino. Todos se fueron de forma sorpresiva, cuando aún tenían mucha vida para dar. A algunos los conservo con más cariño u afinidad que otros, pero todos y cada uno han aportado su granito de arena, para que el mundo fuera un lugar mejor. Mi sincero recuerdo para todos ellos.
El 6 de setiembre se nos fue, Marcos Velazquez. Autor de canciones entrañables, entre las que se encontraba "Nuestro camino", canción que siempre cantamos con mi esposa cuando tomo la guitarra.




El 11 de setiembre (fecha terrible, si las hay) dijo adios, Diego "el oreja" Rodríguez, jovencísimo jugador de Nacional, luego de días en coma, producto de las lesiones recibidas en un fatal accidente automovilístico. Los hinchas de Peñarol, más allá de la rivalidad clásica, le tributamos un sentido homenaje apesadumbrados por su repentina muerte.



El 17 de setiembre, a sus jóvenes 43 años, nos dejaba la periodista Laura Daners. Ex nadadora de competición y periodista de la década del 90 en Canal 12 de Uruguay. Padecía esclerosis múltiple y durante años luchó contra esa enfermedad. Mujer valiente, como pocas, madre ejemplar y gran profesional.




El 21 de setiembre nos dejó "El sabalero", José Carbajal. Autor de "Chiquilladas" y otras tantas canciones que forman parte del acervo cultural uruguayo. Nadie se lo esperaba. Se estaba preparando para unas presentaciones cuando el corazón dijo no.






El día 28 de setiembre, Peñarol y yo cumplíamos años. Ese día fallecía en la argentina, Romina Yan. La farándula argentina se conmovió ante la repentina muerte de esta joven madre y actriz de 36 años.





El 27 de ocubre sacudía toda América, la muerte de Nestor Kirchner, ex presidente argentino y esposo de la actual presidenta, Cristina Fernandez. Si lo comparamos con personajes siniestros como Carlos Menem o De la Rua, él y su esposa han sido lo más parecido a gobernantes con voluntad de pueblo.



El 12 de noviembre, se despedía para siempre, el periodista y escritor Gustavo Escanlar. Apenas 47 años de edad. Para algunos, un personaje polémico, para otros, un loco lindo. Nunca tuvo miedo de decir como pensaba, y como bien dijera de él, Ignacio Alvarez, se animó a decir cosas que los demás pensábamos pero no nos atrevíamos a pronunciar.



He obviado en esta curiosa lista, a uno de los torturadores de la dictadura argentina: Emilio Massera. Su muerte (como su vida) es para el olvido. Lo incluyo sólo como parte de la estadística, después de todo, la muerte es el elemento más social que existe; a todos les llega su hora, desde aquellos que son queridos, hasta los genocidas más repudiados.

La muerte tiene el don del misterio. Sabe guardar sus secretos y es de algún modo, lo que da sentido a la vida, aunque no deje de ser curioso que el destino común de todos los hombres, sea precisamente el de morir.
Quien sabe que hilos separan la vida de la muerte. Lo único que sí está claro, es que todos saldremos por aquella puerta, seamos conocidos o no. ¡Es tan corta la vida, tan larga la muerte! Vivamos de forma que para aquellos que nos hayan conocido, el recuerdo que tengan de nosotros, sea un mudo testigo de piel y cariño.

2 comentarios:

carlos de la parra dijo...

No sé, no sé, si todo ésto lo dices en serio o con un dejo de juego de humor.
La muerte como la vida es poseedora de todas las variantes, con la exclusividad de ser más permanente, amén de que se llegase a comprobar la reencarnación. Por tanto y entre la multitud de probables murientes es normal que algunos famosos salgan de cuadro en forma permanente, para utizar una metáfora de cine.

Leonardo Siré dijo...

Me gustó mucho la metáfora que usaste. Bastante apropiada, creo yo. Gracias Carlos por comentar.