sábado, 18 de abril de 2009

Suma Paz

Hace pocos días me enteré por los diarios, de la muerte de la señora Suma Paz. Quienes me conocen, saben de mi amor por el folclore argentino. Suma Paz, fue de esas voces, que junto a Eduardo Falú o Atahualpa Yupanqui, lograban transportarme a la magia de los caminos, los sembradíos de la nostalgia.

Hace ya tiempo pude haberla conocido, de no ser porque alguien así me lo impidió. Esas cosas que tiene el destino. El cantor uruguayo Numa Moraes la invitó a su casa en Montevideo. Tiempo más tarde me enteré que yo había sido invitado igualmente, pero la persona que tenía este dato precioso decidió ocultarmelo, vaya uno a saber por qué.

Con el tiempo, terminé la relación con esa persona, pero nunca olvidé la admiración que sentía y siento por Suma Paz. Su voz cadenciosa, sentimental como pocas, sin estridencias, sabía decirme mucho. El tiempo es una metáfora de la memoria, todo permanece intacto en el recuerdo, nada cambia en realidad, solo se transforma. Hoy siento ese pequeño dolor, de haber vibrado tanto con su voz, y no haberla podido conocer. Pero de algo estoy seguro: los diarios mienten, Suma Paz no ha muerto. Está más viva que nunca, porque solo se muere aquello que se olvida.


Biografía de Suma Paz




Nació en Bombal, provincia de Santa Fe, el 5 de abril de 1939. A los seis años comenzó a tocar la guitarra, aprendiendo música en su ámbito familiar, y posteriormente con profesores. Estudió Filosofía y Letras y se graduó en la Universidad del Litoral. A partir del año ’59, comienza su participación en programas de radio y TV. En 1968 viajó a Japón donde brindó cuarenta recitales, hizo un programa de televisión y grabó un disco. En 1977 estrenó la cantata "Ay, Patria mía", basada en la vida de Manuel Belgrano, con textos del historiador Máximo Aguirre y música de su autoría, que fue representada en el Teatro Municipal de Morón con la participación del Coro Mixto dirigido por el maestro Fernández Cevallos y el actor Oscar Casco en los relatos. En 1988 dio una serie de recitales en universidades de los Estados Unidos. Por Radio Nacional y sus 40 filiales, escribió y condujo durante seis años el programa "Pampeanías". En la última edición del Festival de Cosquín recibió el Premio Especial a la trayectoria. Entre sus trabajos más destacados están "La incomparable Suma Paz" (1960); "Guitarra, dímelo tú" (1961); "Suma Paz La incomparable" (1963); "Lo mejor de Suma Paz" (1970); "Las hondas raíces de Suma Paz (1980); "Llenar de coplas el campo” (1972); "Una mujer con alma de guitarra" (1970); "Para el que mira sin ver" (1982); "Homenaje a Atahualpa Yupanqui" (1994); "Canto de nadie" (2000) y "Parte de mi alma" (2005). Publicó tres libros de poesía "Pampamérica" (premiada por la Fundación Steimberg); "Al sur del canto" y "Ultima guitarra". Entre otras distinciones, recibió el Premio a "Los Grandes Intérpretes" (SADAIC); el Martín Fierro del Instituto de la Tradición de Rosario; el Premio "Alicia Moreau de Justo"; el "Discepolín" del Departamento de Cultura del Partido Justicialista y el Kónex de Plata como una de las "Cinco mejores intérpretes de folklore".
Descargar disco Homenaje a Atahualpa Yupanqui, por Suma Paz, aquí

No hay comentarios: